Las increíbles fotos de la puerta del infierno

En Turkmenistán, un hoyo de 70 metros en medio del desierto emite fuego sin parar desde 1972. Un error de geólogos soviéticos generó el fenómeno.
Buscaban yacimientos de petróleo o gas. La región, famosa por su riqueza en ese tipo de combustibles, era uno de los objetivos de Moscú en la necesidad de proveerse de recursos naturales para sostener la mastodóntica Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Entonces comenzaron a cavar. Tenían en claro que iban a encontrar, en primera instancia, gas. Mucho. Pero no se imaginaban que era para tanto. Según explica Daily Mail en su versión de la historia, el piso colapsó en un radio de 70 metros y dejó escapar los gases que tanto buscaban.

“(El fuego) puede durar algunos días”, especularon. Error. Desde aquella chispa inicial, el hoyo de fuego no se ha apagado. De noche, se puede ver desde miles de kilómetros en la oscuridad, y le ha dado una fama muy poco útil a la cercana población de Derweze, donde apenas viven 350 personas.
En 2010, el presidente de Turkmenistán, independiente desde la disgregación de la URSS en 1991, prometió que el pozo se cerraría. Pero Gurbanguly Berdimuhamedow, mandatario desde 2007 tras ganar las elecciones -no sin acusaciones de fraude previas- con el voto del 29% del electorado, no ha cumplido.

Pero lo importante no está hacia los costados, sino debajo de este suelo tan particularmente enriquecido por yacimientos gasíferos que, al menos en el caso del infernal hoyo de Derweze, parecen interminables.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *