Lo Absurdo de la Vida sin Dios: Lejos de Dios el hombre es un animal irracional, Impactante contenido Sobre NECROFILIA Tienes que leerlo!


Hace unos días nos llego un Correo electrónico  y nos relataban  sobre una Joven  conocida de ella quien había pasado por un momento horrible en su vida. Resulta que la chica salió a un boliche con sus amigas y conoció a un chico el cual estuvieron y se pasaron sus teléfonos, al los días a esta chica le sale un herpes, decide ir al médico para ver que crema ponerse y este al investigar el herpes descubre que este tenía una célula que solamente se encontraba en gente muerta. 

Parece ser que si un medico encuentra un caso así debe ir a la policía y denunciarlo, entonces, hablo que la chica, le comento, ella no entendía nada pero igualmente decide ir a la policía con el médico y sus padres. En la policía ella cuenta que estuvo con este chico del boche y que piensa  que de ahí le salió ese herpes. 
Ella tenía el teléfono celular de este hombre, por lo tanto la policía le dice que le mande un mensaje y que arreglen en encontrarse en un bar.

Ella lo hace, recibe la respuesta del Joven  quien le contesta por sí y arreglan hora y lugar. Esta chica no iba a ir sola por su puesto, fue con la policía, y es esta que le da orden de ir a su casa para allanarla. Cuando la policía investiga su casa en esta encuentra dos cuerpos muertos. Actualmente este hombre está en la cárcel y luego de pericias psicológicas descubren que este hombre es necrofilico.
Cuando Nuestro amigo nos contó esta historia quede totalmente impresionado, primero porque no podía creer que existiera esa enfermedad y segundo porque pensé que eso le puede pasar a cualquiera. Por eso decidí contar esta historia acá, para tomar conciencia ya que capas no es muy conocida esta enfermedad. 

Creo que como vivimos hoy en día muchas mujeres confían en hombres que conocen ese mismo día y con la inseguridad y el peligro que hay en la actualidad hay que tomar conciencia y no estar con gente extraña aunque parezca de lo más confiable. 


Para los que no saben, la  necrofilia es una parafilia caracterizada por una atracción  sexual hacia los cadáveres, es el acto sexual con un ser sin vida, o lo que es lo mismo, muerto. Este curioso acto es considerado pecado mortal por la iglesia. La realización de este acto puede llevar a pensar sobre el Tipo de Demonio que induce a los Hombre a cometer actos de esa barbarie. Es más común en los hombres que en las mujeres, ya que es relativamente complicado que un hombre tenga una erección después de muerto.


PERO QUE ES NECROFILIA?
La necrofilia, de unas palabras griegas que significan atracción por la muerte (o por los muertos) es una perversión sexual consistente en hallar el máximo placer, cuando no el placer exclusivo, haciendo los tocamientos y fogosidades con personal ya fallecido. La definición estricta sería que necrofilia es la excitación sexual provocada por la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver.

La necrofilia propiamente dicha es la que aparece realizando la conjunción cadavérica por las vías naturales, y también analmente, con cadáveres previos y apetecibles (para el necrófilo). Puede ser ocasional, cuando alguien muy desesperado coincide con un cadáver que le atrae y hace lo que puede con él. Es sádica cuando la previa es matar al oponente, para copular post-mortem con su cuerpo.

Los casos de necrofilia, ampliamente descritos por los expertos en medicina legal, incluyen copulaciones con cadáveres de niños de pocos meses, hasta ancianos o ancianas de más de setenta años de edad. El trágico “violador de Lesseps” en Barcelona (1999) violentó, mató y copuló con varias ancianas de más de 85 años. La última de ellas a los dos días de salir de la cárcel por buena conducta, tras haber pasado unos doce años en ella por travesuras idénticas.

Existe una “necrofilia de guerra” entre los pueblos primitivos. La violación de las mujeres muertas, o de hombres, sería una actividad trivial entre ciertas tribus nómadas del norte de África en tiempos antiguos. Claro que, más recientemente, se han visto cosas muy similares en las guerras de los Balcanes europeos, y, probablemente, en cualquier guerra. Entre los Kimbamba de África está permitido que el novio, si se le muere la novia durante la boda, copule con el cadáver para celebrar como Dios manda la fiesta nupcial; las canciones indígenas aluden alborozadas a gozosos embarazos después de la muerte.

¿Cómo es que los pervertidos necrofílicos hallan apetitoso un cadáver?

Veamos: los cadáveres presentan tres características golosas:
La frialdad.
La inmovilidad.
El mal olor.

La primera de ellas no siempre es despreciada. Un comisario de policía español al que oí por la radio, decía que uno de sus recalcitrantes necrófilos, al ser preguntado por el tema, respondía: “Usted no sabe, señor comisario, lo excitante que es la dulce frialdad de la muerte”. El comisario aseguraba que ni sabía, ni sabría nunca.

Estas condiciones son las que excitan a algunos degenerados, lo que les convertiría en algo así como fetichistas, o masoquistas-fetichistas.
Algunos necrófilos se aparean únicamente con partes del cadáver que, previamente, disecan. Un vagabundo madrileño, en 1999, fue detenido tras haberse cargado unos cuantos colegas del mismo sexo. Unas partes se las comía, por ejemplo, los genitales, mientras que las cabezas las guardaba para copular oralmente introduciendo su pene por las bocas del patético despojo hasta que la podedumbre le aconsejaba tirarlas al contenedor de basura. Cuando, detenido, se le preguntó por sus motivos para el canibalismo, dijo en tono exculpante: “Lo hice porque tenía hambre”. Por lo visto, también iba algo salido.

El carnicero de Rostov, ajusticiado en la década de los 90 en Rusia tras diecisiete años de tareas y 50 muertos entre niños y niñas, se masturbaba mientras estrangulaba o acuchillaba a sus víctimas, y llegaba al orgasmo en el momento en que éstas exhalaban el último suspiro. El muy degenerado cortaba algunas partes de sus cuerpos, sobre todo los genitales, que después deglutía en bocadillos.

El Dr. Hannibal Lecter, el interesante protagonista de “El silencio de los corderos” no es un necrófilo propiamente dicho sino un sádico de la peor especie, que goza deglutiendo pedazos de sus víctimas mientras éstas están aún vivas y tienen que mirarle mientras él se dedica a tan reprobable menester. 

Estimado Lector si no hay Dios, entonces el hombre y el universo están condenados. Como prisioneros sentenciados a muerte, esperamos nuestra inevitable ejecución. No hay Dios ni inmortalidad. ¿Y cuál es la consecuencia de esto? Significa que la vida misma es absurda. Significa que la vida que tenemos carece de significado, valor, o propósito último. Miremos cada uno de éstos contenidos es que no hay duda. Lejos de Dios el hombre es un animal irracional.

 

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *