Pastor Ureña Si Dios diseñó la genitalia masculina para la genitalia femenina ¿Por qué algunos maestros bíblicos prohíben Ciertas prácticas sexuales sera Pecado?

En 1 Corintios 6:13 la Biblia dice:
“Los alimentos son para el vientre, y el vientre para los alimentos; pero tanto al uno como a los otros destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor y el Señor para el cuerpo.”
Para responder la pregunta usando la premisa que se usa para establecer la interrogante, usaré un ejemplo de lo que parece que era un antiguo adagio en los tiempos en que Pablo escribió 1 de Corintios.
El verso anteriormente citado parece indicar que como Dios creó el vientre para la comida y la comida para el vientre, mientras el vientre desee darse el placer de comer, sin importar cuánto o qué, se le debe complacer, porque ¿de no ser así, por qué crearía Dios el uno para satisfacer al otro?
Pero ese es un argumento falaz porque se asume que Dios nos creó como a animales, sin moral, principios normativos o parámetros de comportamiento sancionados por Él.
Noten cómo Pablo establece que no debemos desperdiciar tanto esfuerzo intelectual, moral o espiritual en estos asuntos mundanos, físicos y naturales (aunque no dejan de tener importancia), ya que a ambos, al vientre y a los alimentos “per se”, los destruirá Dios. Siendo así, ¿por qué usar todo ese esfuerzo intelectual, físico y espiritual en estos asuntos pasajeros y hasta cierto punto secundarios?
Pero Pablo no se detiene ahí, sino que cambia de la aplicación literal de adagio (i.e. vientre y alimentos) a la raíz del asunto (i.e., cuerpo y fornicación: carne y sensualidad; pasiones carnales y sexo).

Es ahora cuando debemos abordar la pregunta.
¿Es pecado el sexo oral?
Aunque en un tiempo yo mismo pensé que sí lo era, con el tiempo he llegado a pensar que es un tema que debemos tratar con más maduréz que decir “sí” o “no”.
Asuntos biológicos
Primero veamos las implicaciones biológicas involucradas en la discución seria de este tema.
El pene fue diseñado para expulsar residuos y para proporcionar esperma para producir la vida humana. La boca está diseñada para introducir comida por ella, pero note que también besamos con los labios de la misma boca… también hablamos con ella y tomamos líquidos. Es por esta multi-función de la boca que en realidad hoy no estoy tan convencido de que el argumento levandato por algunos sea aplicable para prohíbir el sexo oral entre el marido y mujer cristiana. 
Hay personas y pastores que sostienen que el sexo oral es un pecado, sin embargo hay poca evidencia bíblica de que esto sea así. Ahora, si a usted su conciencia le dice que es un error/pecado, simplemente no lo practique usted, pero tampoco juzgue tajantemente al que lo hace dentro de los confines de la intimidad matrimonial. Que sea la conciciencia, movida por el Espíritu Santo, la que restrinja o dé libertad para ese tema en específico.
“Me refiero a la conciencia del otro, no a la tuya, pues ¿por qué se ha de juzgar mi libertad por la conciencia de otro?” (1 Corintios 10:29)
Otras prácticas, como el sexo anal o la pornografía o la inclusión de una tercera persona en el matrimonio son asuntos totalmente diferentes.
Esas no son prácticas de conciencia, sino prácticas abiertamente contradictorias con la generalidad de la Palabra de Dios, ya que, o van contra la naturaleza o abiertamente rompen mandatos divinos.
El sexo oral y la Biblia
En todos mis estudios teológicos y bíblicos puedo notar que la Biblia no tiene nada qué decir sobre el sexo oral. Pero está claro en la Biblia, que el sexo dentro del matrimonio es santo y bueno. De hecho, Pablo incluso lo ordena:
El marido debe cumplir con su mujer el deber conyugal (darle sexo), y asimismo la mujer con su marido. La mujer no tiene dominio sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido dominio sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración. Luego volved a juntaros en uno (sexualmente), para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.
1 Corintios 7:3-5
Y es notable que quien indica lo erróneo de la pasividad o la abstinencia sexual dentro del matrimonio es el soltero más prominente en todo el Nuevo Testamento después de Jesús.
De hecho, tengo la tendencia a creer que es un tanto “legalista” predender dictarle a una una pareja cristiana que no puede usar sus bocas para besar la genitalia de su cónyugue. Creo que una pareja cristiana madura debe hablar del asunto, orar sobre el particular y buscar la dirección y la paz de Dios. Hay personas y pastores que sostienen que el sexo oral es un pecado, sin embargo hay poca evidencia bíblica de que esto sea así. Ahora, si a usted su conciencia le dice que es un error/pecado, simplemente no lo practique usted, pero tampoco juzgue tajantemente al que lo hace dentro de los confines de la intimidad matrimonial. Que sea la conciciencia, movida por el Espíritu Santo, la que restrinja o dé libertad para ese tema en específico.
por Lic. Dawlin Ureña Ministerio antes del Fin

 

You may also like...

1 Response

  1. Anónimo says:

    COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL EN LA CONDUCCION DIARIACada señalización luminosa es un acto de concienciaEjemplo:Ceder el paso a un peatón.Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.Poner un intermitenteCada vez que cedes el paso a un peatóno persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.Atentamente: Joaquin Gorreta 55 años

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *