PROFECÍAS DEL LIBRO DE EZEQUIEL, LA PUERTA DORADA.

Saludos a todos, quizás hayan leído algunos de mis comentarios anteriores sobre otros temas escatológicos. Encontré este artículo en un sitio hace tiempo por casualidad y lo guarde, y hoy que lo estuve recordando lo busque para arreglarlo, enriquecerlo y compartirlo pues a todos los creyentes nos interesa lo que ocurre en Israel.
Aquí podemos ver una vez más que las antiguas profecías bíblicas, sorprendentemente gozan de una increible actualidad. El libro de Ezequiel fue escrito hace 2.600 años aproximadamente. Ezequiel fue un sacerdote judío que fue deportado por Nabucodonosor rey de Babilonia, junto con 10.000 compatriotas, cuando este invadió Jerusalén en el 597 a. de C.
Yo había leído este libro en varias ocasiones, y la verdad, no me enteraba demasiado porque tiene un lenguaje complicado y de difícil interpretación. Pero desde que el Señor puso en mi corazón estudiar las profecías, estoy descubriendo pasajes impresionantes que nos hablan de cosas que ya han sucedido en el pasado, y de otros acontecimientos que están aconteciendo en nuestros días.
Y hoy nos vamos a centrar en una profecía, que figura en este libro que en parte se ha cumplido y tiene mucho significado para nosotros los creyentes.
La primera hace referencia a una puerta, sí a una puerta de la muralla de Jerusalén en la Ciudad Vieja: LA PUERTA DORADA o PUERTA ORIENTAL

Antes que nada me gustaría contarles para los que no lo conocen que la muralla de Jerusalem en la Ciudad Vieja tiene 8 puertas de las cuales 7 están abiertas para entrar y salir de la Ciudad amurallada, y una, la que nos ocupa, está cerrada. Los nombres de estas puertas son:

Puerta de Jaffa
También llamada Puerta de la Torre de David por su cercanía a esta ciudadela hoy convertida en museo, la Puerta de Jaffa es una de las más transitadas al servir de acceso directo a los barrios cristiano y judío. Situada en la parte occidental de la ciudad, de ella partía la carretera que comunicaba Jerusalén con el puerto de Jaffa, en el Mediterráneo, por lo que era la puerta de entrada de los peregrinos judíos y cristianos que llegaban de Europa.
puerta de Jaffa
Puerta de los Leones
Recibe este nombre de los dos bajo relieves de leones que la flanquean, aunque también es conocida como Puerta de San Esteban porque, según se dice, el fue martirizado no muy lejos de ella. Mientras la Puerta Dorada permanece cerrada, se trata del único acceso a la ciudad por su parte este.
Puerta de Damasco
La Puerta de Damasco se encuentra en la pared norte de la muralla, apuntando hacia la capital de Siria. Es sin duda la más imponente de las ocho puertas de Jerusalén. Además de su belleza, de ella impresiona el bullicio que la envuelve, al servir de acceso directo al animado zoco del barrio musulmán.

Puerta de Sión
Situada en la muralla sur, es la última de las cuatro puertas principales de la ciudad vieja de Jerusalén. Llamada así por el Monte Sión que se encuentra justo enfrente, es conocida por los árabes como Puerta de David al creerse que la tumba del profeta está cerca. Por ella se accede a los barrios armenio y judío.

Puerta de Dung
Del Estiercol, de la Basura, o de los Desperdicios. Su desafortunado nombre se debe a que en sus orígenes era la puerta que servía para sacar la basura de la ciudad. Aunque no destaque por su tamaño ni por su belleza, se ve muy transitada al ser la forma más rápida de llegar al Muro de las Lamentaciones y a la Explanada de las Mezquitas.
Puerta de Herodes
El verdadero nombre de esta puerta en árabe y hebreo es Puerta de las Flores debido a los motivos con forma de rosetas que la adornan. Se encuentra en la misma muralla que la Puerta de Damasco y da aceso al barrio musulmán.
Puerta Nueva
Mientras todas las puertas anteriormente nombradas datan del siglo XVI, la Puerta Nueva tiene la particularidad de haber sido construida en 1887 para facilitar el acceso a los peregrinos que acudían al barrio cristiano. Con el inicio de la guerra árabe-israelí de 1948 la puerta fue sellada y no se abrió de nuevo hasta 1967, cuando Israel ocupó Jerusalén Este.
Y la que nos atañe en esta oportunidad que es
LA PUERTA DORADA o PUERTA ORIENTAL
También conocida como Puerta de la Misericordia o de la Vida Eterna, se trata sin duda de la más interesante de las ocho puertas de Jerusalém. Es la única que permanece cerrada desde que en 1541 Solimán el Magnífico la mandase sellar para impedir el acceso al Mesías, que según la tradición debe entrar por ella el Día del Juicio Final. Para dificultar todavía más las cosas, en su exterior se encuentra un cementerio musulmán.
La penúltima puerta alrededor de Jerusalén era la Puerta Oriental.     (Nehemías 3:29) Después de ellos Sadoc, hijo de Imer, hizo reparaciones frente a su casa. Y tras él hizo reparaciones Semaías, hijo de Secanías, portero de la puerta Oriental.
Esta era la puerta que daba directamente al Templo. Así como el Tabernáculo, también la puerta de entrada del Templo debía dar al oriente.
Ésta es una puerta profética, relacionada con la segunda venida del Señor. Cuando el Mesías venga, Él pondrá Sus pies en el Monte de los Olivos, desde donde partió en su primera venida (Hechos 1:9-12). Directamente frente al monte se encuentra la Puerta del Oriente, y el Mesías entrará por allí a Jerusalén. Sin embargo, hoy en día, esa puerta está cerrada…
¿Conoces esta puerta monumental? ¿Sabes dónde se encuentra y por qué se encuentra cerrada?, ¿qué tiene que ver con nosotros los cristianos? Si quieres conocer la respuesta a estas preguntas, sigue leyendo hasta el final.
Luego que el Templo y Jerusalén fueron destruidas por los romanos en el año 70 d.C., la ciudad quedó desolada. Poco a poco fue ocupada por los vecinos árabes. Luego del nacimiento del islamismo en el siglo VII, los musulmanes construyeron en el Monte Moriah (donde antes estaba el Templo) la Mezquita de Al-Aksa, y el Domo de la Roca (en el sitio que se cree que está la roca sobre la cual Abraham iba a sacrificar a Isaac).
Para evitar que cualquier persona pudiera tener acceso a los edificios musulmanes, ellos sellaron la Puerta Oriental en el año 810 d.C. Desde entonces ha permanecido cerrada.
La puerta dorada, también forma parte de la muralla que rodea la zona antigua de la ciudad de Jerusalén y está situada en la zona este de la misma. Desde que Salomón construyó el templo, siempre ha existido una puerta en esa zona. Era denominada la Puerta Oriental, y hacia ella estaba orientado el templo.

El recinto amurallado de Jerusalén ha sido destruido y reconstruido varias veces a lo largo de la historia, debido a las constantes guerras que han asolado esta región, pero siempre que ha habido muralla, ha existido una entrada en la zona oriental que daba al templo.

Tengo muchos datos y fechas de estas destrucciones y sucesivas construcciones de la muralla, desde los tiempos de Salomón, pero para abreviar, podemos decir que fue la emperatriz bizantina Eudoxia quien en el siglo V de nuestra era, embelleció Jerusalén y restauró su muralla, dándole forma también a la puerta Oriental. En los siglos venideros la muralla fue nuevamente destruida y construida varias veces durante las guerras entre cruzados y musulmanes.
No se conoce el diseño de la Puerta Oriental en tiempos de Nehemías, pero en la actualidad tiene dos puertas (aunque selladas). Curiosamente, los musulmanes también reconocen que esta puerta está relacionada con el juicio final, y por ello les pusieron los siguientes nombres a las dos puertas: a una la llaman “la Puerta del Arrepentimiento”, y a la otra “la puerta de la misericordia”.
Finalmente, la muralla que subsiste hoy día, la construyó el sultán turco Suleimán “el magnífico” en el año 1.542. Este sultán fue el que selló la puerta dorada, al enterarse que la tradición judía señalaba que el Mesías entraría por esa puerta para liberar Jerusalén. No solo tapó la puerta, sino que colocó un amplio cementerio musulmán delante, porque sabía que los sacerdotes judíos tienen prohibido pasar por un cementerio, porque para ellos es inmundo.
Sin embargo, queriendo impedir el cumplimiento de una profecía, lo que hizo en realidad, sin quererlo, es cumplir otra, la que figura en los primeros 2 versículos de Ezequiel cap. 44que dice:
“Entonces me hizo volver por el camino de la puerta exterior del santuario que da hacia el oriente, y estaba cerrada. Y el Señor me dijo: Esta puerta estará cerrada; no se abrirá y nadie entrará por ella, porque el Señor, Dios de Israel, ha entrado por ella; por eso permanecerá cerrada”.
Esta profecía se cumplió cuando Jesús hizo la entrada triunfal en Jerusalén. Es ampliamente aceptado que el Señor entró por la zona oriental de Jerusalén, ya que según Lucas 19, venía de las aldeas de Betfagué y Betania, situadas cerca del monte de los olivos, por lo que la entrada natural era la que correspondía a la actual puerta dorada. El Señor enseñaba en el templo por la mañana y al atardecer iba al monte de los olivos, de donde divisaría Jerusalén de una forma parecida a como se ve en la foto.
De nuevo, Dios utiliza los tiempos y las decisiones de los gobernantes para llevar a cabo sus propósitos, aunque éstos tengan unas intenciones totalmente opuestas. Hay muchos ejemplos a lo largo de la historia: utilizó el edicto de César Augusto, para que Jesús naciera en Belén. Cuando, a lo largo de la historia, perseguían a los seguidores de Jesús con el fin de aniquilarlos, éstos se multiplicaban más y más. Después de que los nazis intentaran aniquilar al pueblo judío, las naciones unidas propiciaron el establecimiento del moderno estado de Israel. Y así hay multitud de ejemplos a lo largo de la historia, y aún hoy sigue pasando, como ocurre en Cuba, donde los progresivos impedimentos que las autoridades están imponiendo a la iglesia evangélica allí, está provocando que ésta no deje de crecer.
Muchos estudiosos de las profecías creen que el Señor volverá a entrar por esa puerta, cuando regrese en la segunda venida, ya que, por un lado, según Zacarías cap. 14, pondrá sus pies sobre el monte de los olivos, que se encuentra en frente de la puerta. Y por otro, según Ezequiel cap. 47, el futuro templo estará orientado al este, por lo que es bastante lógico pensar que efectivamente será así. Igualmente si no fuera así, el ya entro por allí con lo cual ya cumplió con la profecía de Ezequiel 44:1-2
Sea como fuere, estaré atento a esa puerta, porque aunque lleva cientos de años cerrada, puede que en breve haya novedades.
Por su posición, también se cree que la Puerta Oriental era la que llamaban “la Hermosa” en tiempos de Jesús.
(Hechos 3:2) Y había un hombre, cojo desde su nacimiento, al que llevaban y ponían diariamente a la puerta del templo llamada la Hermosa, para que pidiera limosna a los que entraban al templo. Allí fue donde ocurrió el milagro…DE (Hechos 3:3-10)
En el Valle de Cedrón
Justamente delante de la Puerta Oriental, hacia abajo, se encuentra el Valle de Cedrón, entre el Monte de los Olivos y el Monte Moriah. Ese es el valle que cruzará Jesús en su entrada triunfal a Jerusalén. Ese también es el valle donde se llevará a cabo el Juicio a las Naciones.
(Zacarías 14:1-11) He aquí, viene el día del SEÑOR cuando serán repartidos tus despojos en medio de ti. (2) Y yo reuniré a todas las naciones en batalla contra Jerusalén; y será tomada la ciudad y serán saqueadas las casas y violadas las mujeres; la mitad de la ciudad será desterrada, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. (3) Entonces saldrá el SEÑOR y peleará contra aquellas naciones, como cuando El peleó el día de la batalla. (4) Sus pies se posarán aquel día en el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, al oriente; y el monte de los Olivos se hendirá por el medio, de oriente a occidente, formando un enorme valle, y una mitad del monte se apartará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur. (5) Y huiréis al valle de mis montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis tal como huisteis a causa del terremoto en los días de Uzías, rey de Judá. Y vendrá el SEÑOR mi Dios, y todos los santos con El.

Pero antes que venga la restauración, ése será el Valle de la Decisión.
(Joel 3:11-14) Apresuraos y venid, naciones todas de alrededor, y reuníos allí. Haz descender, oh SEÑOR, a tus valientes. (12) Despiértense y suban las naciones al valle de Josafat, porque allí me sentaré a juzgar a todas las naciones de alrededor. (13) Meted la hoz, que la mies está madura; venid, pisad, que el lagar está lleno; las tinajas rebosan, porque grande es su maldad. (14) Multitudes, multitudes en el valle de la decisión. Porque cerca está el día del SEÑOR en el valle de la decisión.  Allí el Señor juzgará a las naciones que quisieron juzgar a Israel.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *